Consejos para el cabello graso: cómo cuidarlo y mantenerlo hermoso

• 23 mayo 2016 • Consejos y trucos de belleza, PortadaComments (0)1631

Consejos para el cabello graso

El pelo graso siempre se ha visto casi como si fuera una maldición y, si tienes la fortuna de tenerlo delgado, eso también significa que tienes más folículos y glándulas sebáceas.

Nuestras glándulas sebáceas crean un acondicionador natural que lubrica el cuero cabelludo. Aunque un poco de grasa adicional mantiene el cuero cabelludo en buenas condiciones y evita los mechones sueltos y resecos, también puede ser la causa del pelo graso. Los siguientes consejos te ayudarán a absorber el exceso y a mantener tu cabello más bonito y manejable.

Toma un baño de regadera una vez al día

Cuando te bañas y lavas tu pelo más de una vez al día, eliminas la grasa de tu cabellera. Lavar el pelo en exceso confunde a las glándulas y hace que produzcan más grasa. Para mantener el aspecto fresco y vigoroso de tu cabello, báñate en la mañana. Aplica shampoo, lava el cabello y deja que la espuma repose durante algunos minutos para que penetre la grasa. Enjuaga abundantemente. Los peluqueros recomiendan lavar el pelo cada 2 o 3 días para mantener la producción de grasa bajo control.

Elimina una vez al mes los residuos acumulados

Usa un champú aclarador una vez al mes para eliminar cualquier acumulación adicional de residuos de grasa y productos para el cuidado del cabello. Muchos champú aclarador contienen lauril sulfato de sodio que elimina la grasa tanto del cuero cabelludo como del tallo del pelo. Como alternativa, algunas personas prefieren agregar bicarbonato de sodio a su champú cada dos a cuatro semanas. Si usas champú anticaspa, ten cuidado porque pueden causar resequedad, inclusive al cabello y cuero cabelludo muy graso.

Cierra los poros

Si tu cabello es muy graso, prueba astringentes y ácidos naturales que te ayuden a hacer más lenta la producción de sebo. Algunos remedios naturales que los expertos en el cuidado del cabello recomiendan para combatir la grasa incluyen lavar el pelo con cerveza, jugo de limón o vinagre. El enjuague bucal y el agua de hamamelis son astringentes que tensan la piel y contraen los poros. En un frasco pequeño mezcla partes iguales de agua de hamamelis y enjuague bucal. Sumerge un hisopo en la mezcla y frótalo ligeramente en tu cuero cabelludo. Los astringentes se deben aplicar después de lavar el pelo con shampoo y enjuagarlo.

Acondiciona con precaución

Los acondicionadores y los productos para desenredar el pelo pueden hacer que este luzca seboso. Cuando apliques productos acondicionadores, comienza en las puntas donde el pelo está más reseco. Algunas mujeres nunca usan acondicionador o lo hacen solo una vez a la semana. Si tu pelo se enreda con facilidad, aplica una pequeña cantidad de aceite de oliva o de acondicionador antes de secarlo. Al cepillarlo y aplicar la secadora, el acondicionador se distribuirá uniformemente por toda tu cabeza. Otra forma de evitar la necesidad de usar acondicionadores y productos para desenredar es usar un shampoo suave.

Sécalo con aire frío

Después de lavar tu pelo, sécalo suavemente utilizando una toalla. El calor y el aire caliente también estimulan a las glándulas para producir más sebo, por eso es mejor peinarte lo mejor posible con ráfagas de aire frío. Cepilla el pelo solamente donde sea necesario. Alaciarlo mediante la aplicación de calor también puede estimular la producción de grasa. Manipular el cabello excesivamente al alaciarlo también puede contribuir a aumentar la distribución de grasa. (Encuentra otros tratamientos muy interesantes para mantener tu cabello hermoso)

Prueba un champú en seco

El champú en seco puede ser una gran solución para mujeres activas que tienen cabello graso. El champú en seco viene en spray o en polvo. Estos productos no solo absorben la grasa como una esponja, también dejan tu cabello limpio y con un fresco aroma sin usar agua. Prueba varios productos y elige uno que no deje residuos ni haga tu pelo más pesado. ¡No queremos que parezca que llevas puesta una peluca empolvada! Un champú en seco de buena calidad se lava con facilidad cuando estés lista para usar un champú con agua.

Cambia tu estilo

Si no te gusta el shampoo en seco, los estilistas sugieren que cambies tu estilo. Las colas de caballo y los ‘chignons’ son estilos sofisticados y diseñados para lucir elegante. Toma algunas ligas y pruébalos. ¡Como último recurso, considera la posibilidad de hacerte un permanente! El cabello con permanente y el rizado natural no acumula grasa con la misma rapidez porque no se encuentra tan cerca del cuero cabelludo. ¡Esta podría ser una muy buena razón para adoptar un look de cabello rizado!


(Fuente: everydayme.com México)

Temas relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *