Las mujeres españolas ven un tabú en la menopausia y que no se habla de ella

• 15 octubre 2019 • Cuidado personal y bienestar, Mujer, PortadaComments (0)121

La mujer experimenta distintas etapas a lo largo de su vida, entre ellas la menopausia, un momento en el que se producen diversos cambios en el cuerpo. ¿Qué síntomas padecen las españolas? ¿Es un tabú? INTIMINA, compañía que ofrece la primera y única gama dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima de las mujeres, presenta los datos de un estudio con motivo del Día Mundial de la Menopausia, el 18 de octubre, para dibujar y dar respuesta a algunas preguntas sobre esta etapa de la mujer.

Durante la menopausia, se producen importantes alteraciones hormonales provocadas por la caída de los niveles de estrógeno y progesterona. De media, una mujer suele tener alrededor de 400 reglas a lo largo de su vida. Para una amplia mayoría, el periodo suele retirarse entre los 46 y 50 años (un 46% de las encuestadas), mientras que 2 de cada 10 mujeres han alcanzado esta etapa antes de los 45 años.

Lo cierto es que muchas sufren en silencio una menopausia precoz. En este sentido, INTIMINA ha querido preguntar a las mujeres con menopausia cómo se sienten y qué idea se cree que se tiene sobre ella. Según los resultados del estudio, cerca de 7 de cada 10 afirman no sentir miedo porque la consideran un proceso natural, a pesar de no haber recibido nunca información sobre este proceso y sus síntomas (36%).

Aunque las mujeres españolas viven la menopausia de manera natural, un 69% de ellas afirma que existe un tabú y no se habla abiertamente de ella. Por otro lado, un 14% asegura haber recibido burlas o mofas en algún momento de su vida.

“La salud íntima femenina siempre ha estado relegada a un segundo plano. Debemos trabajar para que las cuestiones íntimas de las mujeres se traten con normalidad. La menopausia es un estado natural y se debe ver como tal, además de informar y concienciar a las mujeres desde edades tempranas para dejar de crear situaciones confusas. No debe vivirse en silencio”, afirman los expertos de INTIMINA.

Efectos de la menopausia

Respecto a los síntomas, las encuestadas afirman que los más recurrentes son los sofocos (74%), alteración del estado anímico que implica cansancio, irritabilidad o ansiedad (54%) y sequedad vaginal (49%). Esta última se debe, en gran medida, a la caída de producción de estrógeno, la hormona que mantiene los niveles de los flujos naturales, que conservan el recubrimiento de la vagina hidratado. Como consecuencia de ello, algunas mujeres afirman tener relaciones sexuales dolorosas (15%).

Por otro lado, 6 de cada 10 mujeres afirman que, con la menopausia, han perdido apetito sexual. El insomnio, los cambios en el metabolismo y la osteoporosis son otras de las consecuencias que experimentan las mujeres con un 42%, 36% y 12%, respectivamente.

Pero ¿las mujeres tratan estos síntomas? Una amplia mayoría de las encuestadas asegura no hacerlo (66%). Solo 1 de cada 10 sigue un tratamiento específico para la osteoporosis o sequedad vaginal, mientras que un 16% lo hace para prevenir o atenuar los sofocos.

La musculatura pélvica, una de las más afectadas 

Durante la menopausia, la falta de producción de estrógenos por parte de los ovarios puede derivar en una alteración del suelo pélvico, que es el conjunto de músculos que ayuda a mantener el control sobre la vejiga y los movimientos intestinales. Según los resultados, cerca de 4 de cada 10 mujeres han perdido fuerza y tono tras alcanzar esta etapa (39%) y un 14% ha notado un deterioro de su uretra.

En este sentido, casi la mitad de las españolas asegura experimentar pérdidas de orina esporádicas (41%), frente a un 12% de las españolas que las sufre frecuentemente. Por otro lado, un 11% dice haber sufrido incontinencia fecal y un 7%, prolapsos (descenso de algún órgano desde la cavidad pélvica hacia el exterior).

Sin embargo, y a pesar del papel fundamental del suelo pélvico para una buena salud, el desconocimiento en torno a su funcionamiento sigue siendo elevado: 4 de cada 10 españolas muchas no saben para qué sirve.

Los ejercicios de Kegel, conocidos por primera vez en 1940, consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar el suelo pélvico y sobrellevar mejor los problemas derivados de la menopausia. De acuerdo con los resultados de la encuesta de INTIMINA, cerca de la mitad de las españolas en esta etapa no conoce la existencia de estos ejercicios (46%) y que pueden utilizarse ejercitadores para ello (82%).

Existen algunos dispositivos que permiten obtener los máximos beneficios. Por ejemplo, los ejercitadores con peso son pequeñas esferas que proporcionan la resistencia adecuada para que el suelo pélvico trabaje más durante la contracción. Es el caso de la Rutina de Kegel Laselle de INTIMINA, compuesta de tres esferas de distintos pesos (28g, 38g y 48g). Por su parte, los ejercitadores de Kegel inteligentes funcionan como entrenadores personales que facilitan su práctica. Es el caso del KegelSmart que registra la fuerza del suelo pélvico y crea una rutina personalizada. Este dispositivo guía a través de niveles progresivos para obtener el máximo rendimiento.

[1] Estudio INTIMINA sobre Menopausia, realizado a una muestra representativa de 410 españolas en el mes de septiembre de 2019 mediante el método CAWI (Computer Assisted WEB Interviewing).

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *