Psicología de la apariencia: el triángulo social; ojos, nariz y boca

• 30 enero 2014 • Cuidado personal y bienestarComments (0)1866

A lo largo de las etapas culturales por las que ha transitado el hombre, su imagen o apariencia siempre han sido un denominador común determinante de su preponderancia en el grupo. En el mundo moderno quizá lo sea aún más, por ello disciplinas científicas como la psicología le han prestado atención destacando su importancia.

ojos, nariz y bocaActualmente existen estudios que relacionan la simbología que encierra la imagen para el ser humano y los artificios a los que históricamente ha recurrido para modificarla como la moda o el maquillaje. Estos estudios se engloban en una disciplina conocida como psicología de la apariencia, que busca patrones comunes de conducta de los que inferir idénticas respuestas no mediatizadas culturalmente.

Así, se ha llegado a analizar los rituales del maquillaje extrayendo generalidades básicas del tipo que permita acordar su número, y llegando a conclusiones como que existen tres clases determinadas por el tiempo y el lugar. El habitual para el día y el teatral para la noche, además del laboral influido ambientalmente.

Por esos estudios se conoce que los lápices de labios, las sombras y el colorete son concluyentes para juzgar la moral y la personalidad, de modo que una entrevista de trabajo pueda resultar desastrosa o arruinar la carrera de un político. No debemos olvidar que la apariencia, trasmite inconscientemente información sobre la salud, el sexo y el estado de ánimo en las relaciones interpersonales, por lo que modificando estas señales podemos cambiar fácilmente ese mensaje. En algunos centros especializados, como http://www.esenciamares.com/ se tratan este tipo de interrogantes, un lugar donde pueden guiar para ejecutar de forma correcta una entrevista a través de la apariencia.

Esa comunicación se trasmite mayoritaria y estadísticamente por la zona del cuerpo que comprende, ojos, nariz y boca, conocida como el triángulo social. Cualquier persona inconscientemente no puede dejar de prestar atención a esta zona que le trasmite la mayor cantidad de información sobre otra, resultando que las personas atractivas parecen más sociables y buenas.

Autora: Eloísa Aguado.
Imagen: blog20minutos.es

Temas relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *