Reducción de pecho por salud y estética: las claves

• 1 marzo 2016 • Consejos y trucos de belleza, Cuidado personal y bienestarComments (0)738

reduccion de pecho

Aunque el aumento mamario es una de las intervenciones de pecho más habituales, hay otras menos demandadas, como la reducción de pecho que puede realizarse tanto por motivos de salud como por otros de índole estético. En estas líneas explicaremos las claves de esta sencilla cirugía, a la que recurren muchas mujeres en cualquiera de sus etapas vitales.

Reducción de mamas por motivos de salud: desajustes con respecto al biotipo.

A la hora de evaluar la conveniencia o no de una intervención para reducir el tamaño del pecho, debemos prestar atención a si se ajusta al biotipo de cada mujer. Dicho de otra manera: ¿tiene la paciente el tamaño de mamas adecuado a ella en cuanto a altura y peso? En este sentido, y aunque cada caso es distinto, una situación de desajuste muy habitual es el de una mujer de baja estatura y/o delgada que presenta un pecho excesivamente grande.

Este desajuste suele provocar dolores en la espalda y los hombros, o bien pueden detectarse indicios de que esos dolores se van a producir en un futuro cercano. En este caso, los especialistas de Clínica Menorca determinarán si es conveniente o no proceder a una cirugía de reducción de mamas.

Reducción de pecho por motivos estéticos: para sentirse a gusto consigo misma.

Muchas son las mujeres que deciden someterse a una reducción de pecho por motivos estéticos. Son aquellas que, contrarias a la tendencia habitual de desear unos senos grandes, prefieren llamar menos la atención y conseguir una figura más armónica.

Otra variante dentro de las intervenciones de reducción de pecho es la relacionada con la ptosis mamaria, es decir, el pecho caído por exceso de piel. En este caso, la corrección busca no solo reducir el volumen de los senos sino también recolocar la areola y el pezón en una posición anatómica más natural. Conviene no confundir esta intervención con la mastopexia , que busca elevar las mamas caídas con o sin aumento de pecho mediante la introducción de una prótesis.

En cuanto a la intervención en sí misma, esta se lleva a cabo eliminando el exceso de grasa y extrayendo la cantidad de glándula mamaria y piel que se considere oportuna. Se suele realizar con anestesia local y con sedación, y tiene una duración aproximada de unas dos horas. Hay casos en los que se puede requerir anestesia general (gigantomastia).

 

(Fuente: Clínica Menorca)

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *