5 consejos para fortalecer el suelo pélvico

• 22 abril 2019 • Cuidado personal y bienestar, Mujer, PortadaComments (0)103

suelo pélvico mujer gimnasia

Los datos hablan por sí solos, el 30% de las mujeres sufren disfunciones relacionadas con el suelo pélvico. Incontinencia, dolores en las relaciones sexuales, prolapsos, dificultad de alcanzar el orgasmo, estreñimiento... todos estos problemas no suponen un riesgo vital, pero sí afectan de forma grave a la calidad de vida de quien los padece.

Pero no sólo afecta a mujeres con hijos, sino también a hombres, niños o deportistas de élite e incluso personas sedentarias suponen un factor de riesgo importante junto a alérgicos o músicos de viento, al exponer el suelo pélvico a un estrés casi constante.

Hay motivos que debilitan el suelo pélvico, llevar ropa ajustada durante largos periodos de tiempo, la tos y estornudos constantes que padecen personas con alergias, el sobrepeso, estreñimiento, realizar ejercicios de alto impacto como levantamiento de pesas, etc.

A continuación, Agustín Oliver, fundador de L'ANATOMIE, un espacio de Pilates contemporáneo situado en el corazón de Madrid, nos da 5 tips para afrontar y mejorar la salud perineal:

1. Bye Bye Tabús!

Verbalizar el problema es el primer paso. Estamos en un momento de reivindicación femenino, por lo que tener miedos o tabúes al hablar de aspectos íntimos, debería de dejar de ser un problema. En cuanto pasemos esa barrera, encontraremos muchas mujeres de círculos cercanos que están en una situación parecida a la nuestra y recalcamos lo de parecida, porque nunca hay dos casos iguales.

2. Manos a la obra

Lo primero que debemos hacer, es ponernos en manos de especialistas, ginecólogos, matronas y fisioterapeutas. Una vez recibas el diagnóstico y el plan de tratamiento, hay que ser constantes y cumplirlo. Pronto notarás mejora, los problemas relacionados con el suelo pélvico, gozan de un éxito muy alto en su tratamiento.

3. Rutina Diaria

En la mayoría de los casos, bastará con hacer algunas modificaciones en la rutina diaria tanto en la alimentación y el ejercicio físico como eliminando ciertos hábitos, como por ejemplo mejorando la higiene postural.

Desde L’ANATOMIE recomendamos poner una alarma diaria que sirva como recordatorio para realizar los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico, estos te acompañaran durante toda tu vida, por lo que tienes que verlos como un aliado para mejorar tu calidad de vida.

4. Protocolo de Ejercicios

Recomendamos empezar trabajando entre cuatro o cinco días a la semana la musculatura del suelo pélvico.

Lo ideal es combinar ejercicios específicos de suelo pélvico como son los Kegel (2-3 días por semana durante 15 min) con un trabajo más global basado en cadenas musculares cómo son los Ejercicios de Gimnasia Abdominal Hipopresiva, GAH (dos días por semana durante 20 min).

También se pueden realizar programas específicos cómo los que hemos creado en L’ANATOMIE, en los que mezclamos entrenamientos en suspensión con poco impacto en el suelo pélvico, con los ejercicios GAH, con los que logramos mantenernos en forma e incluir los GAH para mejorar tu suelo pélvico.

5. Otros Tratamientos

En muchas ocasiones, es necesario complementar los ejercicios anteriores con otras técnicas o tratamientos, siempre bajo la prescripción pautada por un fisioterapeuta especializado en uroginecología.

- Electroestimuladores: Son muy eficaces para ganar tono muscular cuando éste se encuentra debilitado, hará aumentar tu percepción y conciencia sobre la actividad muscular a través de una sonda vaginal o anal.

- Bola China: El uso de ella es muy popular pero su indicación no siempre es la correcta. Es utilizada para la prevención de la disfunción del suelo pélvico por perdida de tono, la vibración interior de la bola provoca una contracción involuntaria de la musculatura.

No la recomendamos en fases iniciales cuando ya existen problemas derivados de la pérdida de tono, ya que con toda seguridad surgirá frustración al ver que no eres capaz de retener la bola más de unos segundos. Sí las recomendamos como parte final de la recuperación postparto, siempre utilizándolas en movimiento realizando ejercicios de Kegel o saliendo a pasear con ellas. Recomendamos el uso de una única bola para que esta siempre esté en la cavidad vaginal, sin salirse.


(Fuente: laanatomie.com)

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *