Así empieza la infidelidad: del primer beso al paso de tener sexo

• 31 mayo 2014 • Estilo de vida, SexualidadComments (0)1378

Soñar con un revolcón pasional cada vez que nos cruzamos con el vecino, fantasear con nuestro actor favorito, intercambiar bromas subidas de tono con un compañero del trabajo, besar a un desconocido en un arrebato de pasión... ¿Qué es adulterio y qué no? Si bien el 39% de los españoles confiesa haber sido infiel alguna vez en su vida, según el estudio europeo IFOP promovido por el portal Gleeden.com, dónde empieza la infidelidad puede ser muy subjetivo.

Mujer (Foto: gleeden.com)

Mujer (Foto: gleeden.com)

¿Besar es engañar?

Existe un consenso muy amplio sobre las relaciones sexuales extramaritales. No es ninguna sorpresa que para el 77% de los españoles, el sexo oral o una relación sexual esporádica con alguien que no es la pareja es considerado una infidelidad. Para 2 de cada 3 españoles (el 63%), besar a otra persona que no sea la querida media naranja es también sinónimo de infidelidad. A nivel europeo las cifras son muy similares: el 54% de los británicos, el 62% de los franceses y hasta el 75% de los italianos comparten esta percepción.

Infidelidad física vs infidelidad emocional

No obstante, el estudio promovido por Gleeden.com revela que para la mayoría, la infidelidad empieza mucho antes que un beso, y que no siempre hace falta contacto físico para que exista adulterio. Para 1 de cada 2 españoles (el 50%), el intercambio de mensajes picantes, ya sea por sms, whatsapp u otras plataformas, se considera un engaño. Además, el 37% ve como una infidelidad el hecho de pensar en otra persona mientras hace el amor con su pareja, o incluso el 23% opina que soñar con hacer el amor con otra persona es adulterio.

Según la co-directora del Instituto de Sexología de Barcelona, Carme Sánchez Martín, en muchos casos lo que determina si es adulterio o no puede ser la implicación sentimental con otra persona: "Que no haya contacto físico no significa que no haya implicación emocional. Cuando envías mensajes picantes a otro, el receptor es partícipe de esos sentimientos, y aunque no haya contacto directo, hay un componente sexual presente. Ahora, con plataformas como Whastapp, Line y demás esto es corriente, hay más desinhibición en este sentido, más libertad". En cambio, Sánchez Martín diferencia la infidelidad emocional de la fantasía: "Fantasear con otro no es infidelidad, no hay un tercer implicado. Es una concesión que ayuda a mantener la chispa de la pasión".

Así, como prueba la investigación europea, vemos que el concepto de infidelidad puede ser confuso y cambiante. No es de extrañar que, a pesar que el 80% de los españoles creen que se puede ser fiel toda la vida, 2 de cada 3 (el 66%) también piensa que se puede ser infiel a pesar de querer a su pareja.

* Observatorio europeo de la infidelidad de enero 2014 (Estudio IFOP / Gleeden.com) sobre la percepción y el comportamiento de los europeos acerca de la infidelidad. Muestra de 4.879 personas de nacionalidad española, francesa, británica, italiana y belga, de más de 18 años.


(Fuente: Gleeden)

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *